Encuesta en Quintana Roo

A casi un mes de haber iniciado la campaña para la elección de gobernador de Quintana Roo, la candidata de Morena y sus aliados mantiene una amplia ventaja frente a los demás contendientes según la más reciente encuesta de Buendía & Márquez/EL UNIVERSAL en la entidad.

Mara Lezama (MORENA-PT-Partido Verde-Fuerza por México Quintana Roo) cuenta con 47% de la intención de voto, seguida por Laura Fernández (PAN-PRD-Confianza por Quintana Roo) con 16%. José Luis Pech (Movimiento Ciudadano) se ubica en tercer lugar con 14% de las preferencias. Detrás se encuentran Leslie Hendricks (PRI) y Nivardo Mena (MAS) con 5% y 4%, respectivamente. 15% de los entrevistados no expresaron por quién votarían si hoy fuera la elección para gobernador.

Como normalmente ocurre conforme las campañas se desarrollan, el conocimiento de todos los candidatos aumentó con respecto a la medición de marzo pasado. Actualmente, casi 9 de cada 10 electores (88%) reconoce a Mara Lezama. Destaca el caso de José Luis Pech con 57% de reconocimiento, cifra que representa un aumento de 25 puntos porcentuales con respecto a la última medición. El incremento de los demás candidatos es mas modesto. Actualmente, Laura Fernández cuenta con 44% de reconocimiento, Leslie Hendricks con 32% y Nivardo mena con 26%.

Todos los candidatos mantienen un balance de opinión favorable (opiniones positivas menos opiniones negativas). En el caso de la candidata de la coalición Juntos Hacemos Historia (MORENA-PT-Partido Verde-Fuerza por México Quintana Roo), 43% de los entrevistados tiene una buena opinión de ella y 24% sostiene lo contrario. José Luis Pech, por su parte, cuenta con 25% de opiniones positivas y 11% negativas. A su vez, Laura Fernández cuenta con 15% de referencias favorables y 10% desfavorables.

Casi 5 de cada 10 encuestados (49%) manifestó su respaldo a la gestión del actual gobernador, Carlos Joaquín. En contraste, la aprobación del trabajo de López Obrador como presidente se mantiene en niveles considerablemente altos (87%).

En síntesis, a casi un mes de haber iniciado la campaña electoral, la candidata de la coalición encabezada por Morena mantiene una amplia ventaja sobre su rival más cercana rumbo a la próxima elección de junio próximo.

Para conocer los detalles:

Encuesta en Quintana Roo

Al iniciar la campaña para gobernador de Quintana Roo, Mara Lezama (MORENA-PT-Partido Verde-Fuerza por México Quintana Roo) arranca con 42% de la preferencia electoral, seguida por Laura Fernández (PAN-PRD-Confianza por Quintana Roo) con 18 por ciento. El tercer lugar de las preferencias lo disputan José Luis Pech de MC y Leslie Hendricks del PRI. Es importante destacar que en la encuesta estatal en vivienda de Buendía & Márquez/EL UNIVERSAL, 18% de los entrevistados no expresaron por quién votarían si hoy fuera la elección para gobernador.

Tal como se pudo observar en la medición de febrero pasado, a excepción de Mara Lezama que cuenta con un reconocimiento de nombre elevado (78%), los demás candidatos son todavía desconocidos para el electorado quintanarroense. Solo una tercera parte (33%) de los entrevistados dijo conocer a José Luis Pech y a Laura Fernández y únicamente 25% de los encuestados conoce a la candidata priista Leslie Hendricks.

Destaca que los cinco candidatos tienen un balance de opinión favorable (opiniones positivas menos opiniones negativas). En el caso de la candidata de la coalición Juntos Hacemos Historia (MORENA-PT-Partido Verde-Fuerza por México Quintana Roo), 33% de los entrevistados tiene una buena opinión de ella y 20% sostiene lo contrario. En comparación con el mes pasado, los negativos de Mara Lezama han disminuido. José Luis Pech, por su parte, cuenta con 14% de opiniones positivas y 6% negativas. A su vez, Laura Fernández cuenta con 10% de referencias favorables y 8% desfavorables.

Para 28% de los encuestados la situación en el estado de Quintana Roo mejoraría si Mara Lezama fuera la próxima gobernadora. En el caso de José Luis Pech, 21% señaló que la situación mejoraría si él fuera el próximo gobernador. A casi dos meses de la elección de gobernador, 6 de cada 10 encuestados (57%) señalaron que piensan ir a votar en la próxima elección de gobernador. En cambio, 13% de los entrevistados manifestó que difícilmente acudirán a las urnas e incluso que están seguros que no lo harán.

La mayor parte de los entrevistados en la encuesta de EL UNIVERSAL/Buendía & Márquez aprueba la gestión del presidente López Obrador (84%). Destaca que la gran mayoría tiene un alto grado de aprobación a su gestión (66% aprueba mucho su labor como Presidente de la República). Por su parte, el gobernador Carlos Joaquín tiene una aceptación del 50%.
En síntesis, Mara Lezama tiene una amplia delantera sobre su más cercana rival al iniciar la campaña electoral. Su mayor reconocimiento de nombre, y las simpatías por MORENA y el presidente López Obrador, son las variables clave que explican su sólido posicionamiento.

Para conocer los detalles:

Panorama electoral

De acuerdo a la encuesta nacional en vivienda de Buendía y Márquez para EL UNIVERSAL, MORENA continúa como el partido político con el mejor posicionamiento: 1 de cada cuatro mexicanos se identifica con este partido, mientras que solo 1 de cada 10 lo hace con el PAN o el PRI. Sin embargo, casi la mitad de los entrevistados (45%) prefiere considerarse apartidista.

Desde hace varios meses, los principales partidos políticos vienen mejorando sus opiniones positivas. PAN y PRI tuvieron un momento negro en el periodo posterior a la elección presidencial, cuando sus positivos bajaron mucho. Aunque todavía predominan las opiniones negativas sobre ellos, en las últimas mediciones se aprecia una mejoría. Hoy, 38% de los entrevistados tiene una opinión positiva sobre el PAN y 33% señala lo mismo sobre el PRI. MORENA, por otra parte, continúa como el partido que despierta las opiniones más favorables: 62% reportó tener una buena opinión de este instituto político.

El mejor posicionamiento de MORENA se refleja en la intención de voto rumbo a la elección presidencial. El hoy partido gobernante cuenta con 36% de la intención de voto, mientras que PAN y PRI le siguen a gran distancia con 15% cada uno. Uno de cada cinco entrevistados no reportó preferencia. Si las alianzas partidistas de la elección de 2021 se repitieran, la coalición PAN-PRI-PRD obtendrían 32% de la intención de voto y la coalición MORENA-PVEM-PT alcanzarían el 42 por ciento. Movimiento Ciudadano, por su parte, recibe 5% de la intención de voto.

Evaluamos el reconocimiento de los posibles aspirantes a la presidencia a través de dos indicadores: reconocimiento visual (fotografías) y el reconocimiento de nombre. En general, el reconocimiento visual de los posibles aspirantes es todavía bajo. Claudia Sheinbaum es la persona a quien más reconocen los entrevistados a través de su fotografía (29%), seguida por Macrelo Ebrard (24%), Margarita Zavala (17%), Alfredo del Mazo (11%). El rostro de Santiago Creel y Samuel García es reconocido por el 10% de los entrevistados.

En cuanto al reconocimiento de nombre, los más conocidos son Margarita Zavala (64%), Marcelo Ebrard (63%), Luis Donaldo Colosio Riojas (58%), Claudia Sheinbaum (48%), Alfredo del Mazo (47%) y Santiago Creel (47%).

En el caso de Luis Donaldo Colosio Riojas hay una clara desconexión entre el reconocimiento de su nombre y de su imagen. La homonimia con su padre se traduce en un balance de opinión muy favorable (+26). Claudia Sheinbaum, por su parte, es entre los aspirantes de MORENA quien tiene el mejor balance de opinión (+21), seguida por el canciller Ebrard (+16). El bajo reconocimiento de nombre de Ricardo Monreal y Adán Augusto López se refleja en un balance de opinión neutral. Entre los posibles aspirantes opositores, después de Luis Donaldo Colosio, Margarita Zavala es quien tiene el porcentaje de opiniones positivas más alto (28%), seguida por Alfredo del Mazo y Santiago Creel con 14 por ciento.

El potencial de voto, si podrían o no votar por una persona, es un reflejo del conocimiento de nombre y de las opiniones sobre la persona y el partido que la o lo podría postular. En este indicador, Marcelo Ebrard tiene 41% de potencial de voto, seguido muy de cerca por Claudia Sheinbaum (37%), Luis Donaldo Colosio (36%) y Margarita Zavala (35%). El resto de los nombres considerados están a mayor distancia de estos punteros.

Por último, en una hipotética contienda interna de MORENA, Claudia Sheinbaum tiene la delantera con 31% de las preferencias, seguida por Marcelo Ebrard con 25%. Ricardo Monreal y Adán Augusto López se encuentran lejos de Sheinbaum y Ebrard con preferencias de un dígito.

Para conocer los detalles:

Aprobación presidencial

65% de los ciudadanos aprueba el trabajo de Andrés Manuel López Obrador como presidente, de acuerdo con la más reciente encuesta de Buendía & Márquez para El Universal. Esta cifra es muy similar a la de su imagen personal: 68% tiene una muy buena o buena opinión él.

Sin embargo, cuando se emplean otras medidas alternativas para evaluar su gestión, López Obrador obtiene un respaldo menor. Utilizando viñetas gráficas para medir el grado de satisfacción con su trabajo, 54% lo evalúa de manera positiva, 22% de manera negativa y 23% se muestra indiferente.

Por otra parte, cuando se pregunta a los encuestados sobre el rumbo que lleva el país (sin hacer ninguna mención sobre el presidente), cinco de cada diez (51%) considera que el país va por buen camino y cuatro de cada diez (40%) cree que va por mal camino.

La ciudadanía está dividida sobre si ya es momento de observar cambios en lo que va del periodo presidencial. Mientras que 49% opina que ya transcurrió tiempo suficiente para exigir resultados al gobierno de López Obrador, otro 47% cree que aún es muy pronto. Nueve de cada diez personas (88%) de quienes creen que sería prematuro exigir resultados aprueban el trabajo del presidente.

La escolaridad de los ciudadanos sigue siendo una variable altamente relacionada con la aprobación presidencial. El presidente mantiene una aprobación de 68% entre las personas con escolaridad básica y media o media superior, pero la cifra disminuye a 53% entre quienes tienen estudios de licenciatura o más.

La encuesta se realizó del 17 al 22 de febrero, poco más de tres semanas después de que se diera a conocer el reportaje sobre la “Casa Gris” en Houston donde vivió uno de los hijos del Presidente. Sin embargo, la noticia no parece haber impactado de manera significativa la aprobación presidencial. La cifra actual es apenas 3 puntos porcentuales menor a la registrada en noviembre del año pasado.

Una posible razón de que no se haya registrado una disminución en la popularidad del presidente es que la noticia no transcendió en la ciudadanía. Por ejemplo, cuando se solicitó a los entrevistados que manifestaran qué es lo mejor y lo peor que ha hecho hasta ahora el presidente, menos de 3% mencionó de manera espontánea algún asunto relacionado con la “Casa Gris”. La mayoría continua identificando los programas sociales, la situación económica o la inseguridad como las principales fuentes para emitir sus juicios sobre el presidente.

Por otro lado, cuando se preguntó a los encuestados si recientemente se habían enterado de alguna noticia relacionada con López Obrador, 48% respondió que sí pero sólo 14% identificó de manera directa la “Casa Gris” o la polémica que mantuvo con uno de los periodistas que dio a conocer el reportaje. Además, solo 9% de quienes recordaron alguna noticia manifestó que su opinión sobre el presidente empeoró a raíz ella.

Esta manera (espontánea) de indagar si los entrevistados se enteraron del reportaje sobre la “Casa Gris” es distinta a preguntar de manera explícita si los encuestados escucharon o no alguna noticia relacionada con el tema. Si se preguntara de manera explícita, probablemente varios encuestados responderían que sí se enteraron cuando en realidad no fue el caso. La razón es que algunas personas quieren proyectar la imagen de que están enterados de los asuntos públicos porque creen que es lo socialmente deseable.

En síntesis, la evaluación presidencial se mantiene relativamente estable al igual que otros indicadores de desempeño del primer mandatario

Para conocer los detalles:

Panorama electoral rumbo a 2024

En estos momentos, MORENA se ubica como el partido con mayor preferencia electoral rumbo a las elecciones presidenciales de 2024, según revela la encuesta de Buendía & Márquez para el Universal.

Ante la pregunta de intención de voto genérico para Presidente, 37% de los encuestados respondió que votaría por Morena, 15% por el PAN y 13% por el PRI. 17% se decantó por otros partidos emergentes y 18% no respondió la pregunta.
Una buena parte de la fuerza que sostiene a Morena se debe a las simpatías que cosecha entre los ciudadanos independientes. Casi la mitad de los encuestados (48%) no se identifica con un partido político y casi un tercio de este segmento votaría por el partido del Presidente.

Si bien es difícil anticipar quiénes serán los candidatos o candidatas que aparecerán en la boleta presidencial, algunos nombres pueden servir de referencia para analizar las diferencias entre el voto hacia los partidos y hacia candidatos con mayor o menor notoriedad. En este sentido, Ricardo Anaya y Margarita Zavala del PAN son los políticos cuyo nombre es más conocido entre los ciudadanos (83% y 70%, respectivamente). Le siguen Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum de Morena (65% y 48%) y Alfredo del Mazo, del PRI (47%). Otros aspirantes menos conocidos son Ricardo Monreal de Morena (30%) y Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano (28%).

Este listado de aspirantes revela que los aspirantes más conocidos no siempre gozan de opiniones más favorables entre la población. Por ejemplo, Ricardo Anaya y Margarita Zavala tienen casi el mismo porcentaje de opiniones favorables (26% y 28% respectivamente) a pesar de que el primero es considerablemente más conocido que la segunda. De ahí que en el balance (opiniones positivas menos negativas) Zavala esté mejor posicionada que el ex candidato presidencial (-3 pts y -20pts respectivamente).

Lo mismo ocurre con Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum. Uno de cada tres entrevistados tiene una opinión positiva de alguno de ellos (33% y 32%), pero el canciller es más conocido que la Jefa de Gobierno. Por ello, el balance de opinión de Sheinbaum es de +22, cifra 10 puntos mayor al de Marcelo Ebrard (+12).

En términos de potencial de voto, Claudia Sheinbaum encabeza la lista con 54% de entrevistados que podría votar por ella. Le siguen de cerca Marcelo Ebrard y Margarita Zavala (49%) y a una mayor distancia Ricardo Anaya (36%), Alfredo del Mazo (32%) y Ricardo Monreal (30%).

Cuando se planteó a los encuestados la contienda interna de Morena para elegir a su candidato o candidata presidencial, 35% manifestó su apoyo hacia Claudia Sheinbaum, 27% hacia Marcelo Ebrard y 17% hacia Ricardo Monreal. La brecha entre los aspirantes punteros se acorta ligeramente entre los ciudadanos que se autodenominan “morenistas”. En este sector, Sheinbaum mantiene una ventaja de 6 puntos sobre Ebrard (39% vs 33%). Sin embargo, la brecha es sustancialmente mayor entre los independientes (34% vs 25%) que, como se ha señalado, constituyen casi la mitad de los votantes elegibles.

En síntesis, a más de dos años para la cita en las urnas, los posibles aspirantes tienen todavía un largo trecho por recorrer en términos de posicionamiento ante el elector. En especial, los niveles de conocimiento son todavía relativamente bajos para la mayoría de ellos. Además, la definición de su posicionamiento, cómo se dan a conocer ante la ciudadanía, será sin duda su mayor reto en los meses por venir.

Para conocer los detalles:

Aprobación Presidencial

La aprobación del presidente López Obrador muestra una gran estabilidad desde hace ya varios meses. La más reciente encuesta nacional en vivienda de Buendía&Márquez, en exclusiva para EL UNIVERSAL, arroja una aprobación para el primer mandatario del 62 por ciento, porcentaje similar al obtenido en mediciones previas. Un tercio de los encuestados, por el contrario, calificó de manera negativa su desempeño. Esta cifra también es similar a la de levantamientos previos.

El nivel y la estabilidad del apoyo ciudadano al presidente destacan porque muestran que la crisis económica asociada a la pandemia ha tenido un impacto mínimo en la evaluación de su gestión. Ello a pesar de que, desde principios de 2020, las percepciones sobre el rumbo del país se tornaron menos optimistas. Desde entonces, aproximadamente cuatro de cada diez mexicanos consideran que el país va por el rumbo equivocado, mientras que aproximadamente la mitad piensa lo opuesto, que México va por el camino correcto.

Poco más de una tercera parte de los encuestados (35%) manifiesta un amplio respaldo a AMLO (lo aprueba mucho), mientras que un porcentaje ligeramente menor le otorga un respaldo parcial. El porcentaje de personas que expresan un rechazo total a la gestión presidencial en esta encuesta es del 15 por ciento, número que tampoco ha variado mucho en el último año.

A nivel agregado hay estabilidad en el porcentaje de personas que respalda al titular del Ejecutivo, pero el perfil de quienes lo apoyan sí ha cambiado. La aprobación está ahora claramente partidizada: quienes se identifican como morenistas aprueban abrumadoramente la gestión presidencial, mientras que quienes se identifican con la oposición mayoritariamente la reprueban. Esto no ocurría al inicio del sexenio cuando  AMLO concitaba el respaldo de  simpatizantes de diversas fuerzas políticas. Dada su importancia numérica (representan al 51% de los ciudadanos), los independientes son ahora el fiel de la balanza. En este segmento todavía es mayoritario el porcentaje de personas que aprueban al primer mandatario.

El desempeño presidencial también lo podemos medir con otros indicadores, en este caso a través de viñetas que registran el grado de satisfacción con la gestión del primer mandatario. Al igual que en encuestas anteriores, este indicador arroja un porcentaje de satisfacción inferior al registrado en la pregunta tradicional de aprobación presidencial: 52 por ciento, mientras que la insatisfacción asciende a 21 por ciento.

En la encuesta también se preguntó sobre lo mejor y lo peor que ha hecho esta administración. Entre los logros mencionados en forma espontánea destacan una vez más los diversos programas y apoyos sociales que entrega el actual gobierno (41%). En cuanto a las acciones que despiertan mayor rechazo en la población sobresalen el combate a la inseguridad y el manejo de la pandemia. Sin embargo, el número de entrevistados que de manera espontánea mencionó estos temas fue reducido, lo que sugiere la ausencia  de un tema que simbolice el descontento ciudadano con el gobierno lopezobradorista.

En síntesis, el apoyo al presidente, y la oposición a él, no registran cambios importantes   en los últimos meses. Al igual que otros mandatarios como Fox, Calderón o Zedillo, AMLO llega a su tercer informe de gobierno con el respaldo de la mayoría de la población.

Para conocer los detalles:

Encuesta en CDMX

En los comicios pasados la competencia electoral fue muy reñida en la CDMX. Entre otros factores, la creación de la alianza opositora PAN-PRI-PRD permitió a candidatos de estas fuerzas arrebatarle diversas alcaldías a MORENA. ¿ Cuál es el panorama de la opinión pública en la ciudad a casi dos meses de los comicios? La encuesta en vivienda, cara a cara, de Buendía&Márquez, en exclusiva para EL UNIVERSAL, nos permite ir contestando algunas de las preguntas más relevantes.

En términos de aprobación de autoridades, los alcaldes son quienes en conjunto reciben el menor porcentaje de apoyo (47%), mientras que 38% reprueban su gestión. La gestión del  presidente López Obrador, por otra parte, divide a la población ya que 50% lo respalda, pero 44% califica de manera negativa su desempeño. Un signo de polarización es que aproximadamente 3 de cada 10 entrevistados “aprueba mucho” su trabajo y un porcentaje similar expresa lo contrario (“reprueba mucho”).  Por último, 53% le da una evaluación positiva a la gestión de Claudia Sheinbaum, el porcentaje más alto para los tres niveles de gobierno.

En términos electorales, destaca que la mitad de los entrevistados (47%) puede clasificarse como apartidista o independiente, un porcentaje similar al que existe a nivel nacional. MORENA, sin embargo, cuenta con el mayor número de fieles entre la población: 30 por ciento, seguido de lejos por Acción Nacional y el PRI con cifras de un dígito. En cuanto a intención de voto en los todavía lejanos comicios presidenciales, 37% indicó que votaría por MORENA, 17% lo haría por el PAN, 10% por el PRI, 5% por MC y 4% por el PRD. Una quinta parte de los entrevistados  no declaró preferencia en este momento.

Los bajos números de PAN,PRI y PRD ilustran la relevancia de la unión de sus fuerzas para ser competitivos ante MORENA. Los tres alcanzarían hipotéticamente  31% de respaldo. Dadas las bajas cifras de identidad partidista que alcanza la oposición, el papel de los independientes también les resulta crucial. El estudio arroja que este segmento se lo disputan principalmente MORENA y Acción Nacional. Ya se observa en los votantes independientes de la CDMX un rasgo característico de este segmento: son  críticos del partido gobernante. El respaldo a MORENA en este grupo está claramente por debajo de su promedio en la ciudad.

En cuanto a personajes políticos, incluyendo a algunos que pueden estar en la boleta presidencial del 2024, destaca que, de los 7 nombres  considerados, solo AMLO y Claudia Sheinbaum tienen un balance de opinión positivos (más opiniones a favor que en contra).En el caso de Monreal y Alfaro parte de la explicación está en que todavía un buen número de los capitalinos los desconocen. Sin embargo, las opiniones críticas sobre los diversos personajes también son reflejo de la desconfianza en la ciudad hacia representantes de los partidos políticos que gobernaron el país anteriormente. Quienes tienen el balance de opinión más negativo entre los entrevistados son Ricardo Anaya (PAN) y Alfredo del Mazo (PRI), probablemente los personajes más conocidos de sus respectivos partidos.

Hace algunas semanas AMLO mencionó a diversas personas como posibles candidatos de MORENA a la Presidencia de la República en 2024. En la encuesta se consideró a tres de ellos, los que cuentan con mayor exposición mediática. En consonancia con el balance de opinión, los capitalinos expresaron mayor apoyo a MORENA si Claudia Sheinbaum  es su candidata  (53%). Si fuera Marcelo Ebrard o Ricardo Monreal, el apoyo al partido gobernante disminuye y aumenta el respaldo a Anaya por el PAN y a Alfaro por Movimiento Ciudadano. La identidad del candidato de MORENA no parece influir en estos momentos en el nivel de respaldo al posible candidato del PRI.

En síntesis, a un par de años de la definición de las candidaturas presidenciales, los capitalinos respaldan mayoritariamente a la mandataria local y manifiestan nuevamente su escepticismo hacia PAN y PRI, lo que ilustra la importancia estratégica de una posible coalición entre estos partidos rumbo a 2024 y el perfil de su hipotético candidato.

Para conocer los detalles:

Panorama electoral 2021

A unos días de los comicios intermedios, la encuesta nacional de El UNIVERSAL/Buendía & Márquez indica una cómoda ventaja para Morena y sus aliados. Morena obtiene 41% de la preferencia efectiva, mientras que PAN y PRI se disputan una lejana segunda posición con 16 y 15 por ciento respectivamente (se excluye de la estimación al 18% de los entrevistados que no respondió a la pregunta de intención de voto).  Movimiento Ciudadano y el Partido Verde, por su parte, alcanzan 8 y 7 puntos porcentuales de la preferencia electoral.

Como de todos es sabido, la existencia de dos amplias coaliciones parciales arroja diferentes grados de competitividad dependiendo del distrito en que se ubiquen los ciudadanos. En la mitad del país (146 distritos) donde compiten las dos coaliciones, la ventaja de la coalición gobernante es de más de 20 puntos porcentuales. En los 44 distritos sin coaliciones, Morena y Acción Nacional están empatados. Un buen número de estos distritos se encuentran en bastiones regionales del PAN como Guanajuato y Querétaro.

Usualmente las elecciones intermedias se consideran como un referéndum sobre la administración en turno. Al respecto, la población está dividida: 43% señala que su voto será una expresión de apoyo al desempeño del presidente López Obrador, mientras que un porcentaje similar señala que su voto “no tendrá nada que ver” con la gestión presidencial. Además, 9% de los entrevistados manifestó que usará su voto para expresar su rechazo al actual gobierno.

Es notable el desinterés ciudadano por los comicios legislativos. Siete de cada diez entrevistados señala que ha puesto poca o nula atención a las campañas para diputados federales, y solo 11% manifiesta que ha puesto mucha atención. La atención del público parece estar concentrada en el tema económico: 45% señaló que será el factor más importante a la hora de decidir su voto. El manejo de la pandemia, por otra parte, ha perdido importancia relativa como determinante del voto: solo 15% lo consideró el factor más importante. Hace 3 meses el porcentaje correspondiente era del 28 por ciento.

En términos de la integración de la Cámara de Diputados, el panorama pinta favorable para el gobierno actual. En conjunto, Morena, PVEM y PT podrían obtener 322 curules (295-345), mientras que PAN, PRI y PRD 160 (132-182). Es decir, por sí solo Morena no conseguiría la mayoría absoluta (50%+1), pero sí lo haría con ayuda de sus aliados. En promedio, la coalición oficialista estaría a 12 curules de distancia de conseguir la mayoría calificada (más de 2/3 de la Cámara).

De acuerdo con las estimaciones, los partidos de la coalición Juntos Hacemos Historia serían recompensados por las distorsiones del sistema electoral. En primer lugar, Morena y sus aliados se benefician del sesgo mayoritario del componente de distritos de mayoría relativa. Sin embargo, existe un número considerable de distritos donde la coalición morenista ganaría por un margen estrecho; por lo tanto, si el desempeño de la coalición PAN+PRI+PRD es mejor que al que estiman las encuestas, esos distritos cambiarían de manos.

En segundo lugar, si bien el crecimiento de los partidos minoritarios y de nueva creación merma la intención de voto de ambas coaliciones, Va por México resulta más afectada en términos de curules por ser la coalición minoritaria.

En tercer lugar, Morena conseguiría un número importante de curules plurinominales dado su porcentaje de votación a nivel nacional. Sobre este punto, hay dos situaciones que le son provechosas. Por una parte, la coalición Juntos Haremos Historia facilita que Morena no sea topado por la cláusula de sobrerrepresentación del 8%. Esto se debe a que la coalición le permite trasladar victorias distritales a sus aliados. Por otro lado, Morena es el partido más beneficiado si los partidos de nueva creación no alcanzan el mínimo requerido (3% de los votos) para obtener curules de representación proporcional.

En suma, Morena mantiene una amplia ventaja en términos de intención de voto para la elección de la Cámara de Diputados. Estimar con precisión cómo esos votos se traducen en curules es difícil, pero los modelos de integración de la Cámara sugieren que Morena y sus aliados refrendarían la mayoría absoluta. Sin embargo, el resultado puede ser sensible a pequeños cambios en las preferencias electorales. Para mayor información sobre la integración de la Cámara, puede consultarse oraculus.mx.

Para conocer los detalles:

Menú