Panorama electoral 2021

En medio de una marcada indiferencia hacia el proceso electoral, MORENA consolida su ventaja sobre sus competidores más cercanos. En exclusiva para El Universal, la encuesta nacional más reciente de Buendía & Márquez (antes Buendía&Laredo) indica que la suma de la preferencia por PAN, PRI y PRD es insuficiente para alcanzar a MORENA. Sin embargo, la oposición solo es competitiva si va en alianza, ya que la pulverización del voto beneficia al partido más grande.

A nivel nacional, el partido oficial recibe 34% de la intención de voto mientras que PAN obtiene 12%, PRI 10% y PRD 4%. En los 124 distritos donde compiten las coaliciones Va por México (PAN-PRI-PRD) y Juntos Haremos Historia (MORENA-PT-PVEM), la coalición oficial recibe 43% de la intención de voto y la alianza opositora 29 por ciento. La distribución de estos votos en los distritos electorales será crucial para determinar cuánto ganará cada agrupación.

En comparación con nuestra última medición trimestral, se observa una disminución en la intención de voto por PAN y PRI, mientras que MORENA se mantiene estable. En cambio, el voto por las llamadas cuartas fuerzas se incrementa (la No Respuesta también aumentó de 18 a 23 por ciento). La opinión sobre los principales partidos también refleja esta tendencia: el balance de opinión para MORENA (positivos menos negativos) es de +31, mientras que Acción Nacional y el PRI tienen balances negativos (-17 y -35 respectivamente). Destaca que el balance de opinión de todos los partidos minoritarios es positivo.

La reactivación económica (37%) y el manejo de la pandemia (28%) son los dos temas que tendrán mayor importancia en el voto. En ambos temas PAN y PRI están mejor posicionados que en otros temas relevantes, como corrupción e inseguridad, en los que MORENA tiene un mayor respaldo.

La oposición ha esgrimido la necesidad de generar contrapesos al poder presidencial. Sin embargo, la encuesta nacional de El Universal/Buendía&Márquez encuentra que los ciudadanos no siguen ese razonamiento: 59% está de acuerdo con que el partido del presidente tenga la mayoría en la Cámara de Diputados y solo 32% opina lo contrario. Estas opiniones contrastan dramáticamente con lo registrado hace seis años, cuando la mayoría de los mexicanos no quería que el PRI tuviera mayoría en la Cámara baja.

Uno de los hallazgos más notables de la encuesta es la indiferencia ciudadana hacia el proceso electoral federal. Solo 20% de los encuestados señala que ha puesto mucha/algo de atención a la elección de diputados federales. Esto se manifiesta en la baja disposición a acudir a las urnas: solo 41% indicó que es muy probable que vaya a votar. Hace seis años, el porcentaje equivalente era de 57 por ciento. Sin duda la pandemia y el control de la agenda pública por parte del presidente explican el reducido interés en la elección legislativa. Aunque todavía estamos a varios meses de la cita con las urnas,  la apatía ciudadana es una señal preocupante.

Para conocer los detalles:

Menú