Panorama electoral

A seis meses de las elecciones para renovar la Cámara de Diputados, MORENA tiene una cómoda ventaja de 2 a 1 sobre el PAN y el PRI —sus competidores más cercanos. Así lo indica la encuesta nacional en vivienda más reciente de Buendía & Laredo en exclusiva para El Universal. Mientras que Morena cuenta en este momento con 32% de la intención de voto, PAN y PRI registran 17% y 16%, respectivamente. En conjunto, los otros siete partidos que también competirán en la elección intermedia suman 18% de las preferencias electorales. 

El estudio revela que solo 27% de los ciudadanos saben que el próximo año se llevarán a cabo los comicios para elegir diputados federales. En los estados que renovarán gubernaturas también predomina el desconocimiento sobre la fecha de la elección (solo 24% mencionó el año correcto). Esto significa que por ahora los ciudadanos no están atentos a la arena electoral y que probablemente sus preferencias políticas se modifiquen en los próximos meses conforme reciban más información sobre los partidos y sus candidatos.

El posicionamiento del partido en el gobierno es por mucho el más sólido de todas las agrupaciones partidistas: 54% de los entrevistados tiene una opinión positiva de MORENA y solo 23% una opinión negativa. Su balance de opinión es de +31; el PRI, por el contrario, tienen un balance de opinión predominantemente negativo (-31), mientras que Acción Nacional cuenta con una imagen menos desfavorable, pero todavía negativa (-11).

Sin embargo, al analizar el posicionamiento de los partidos a lo largo del tiempo se aprecia que la luna de miel con MORENA se ha ido desvaneciendo de manera paulatina. Sus números fueron abrumadoramente positivos en el primer año de gobierno, pero las posturas críticas han comenzado a aparecer. Por el contrario, las cifras del PAN y del PRI eran poco favorables el año pasado pero hoy día registran una ligera tendencia a la alza.

Durante los primeros meses en el gobierno Morena se benefició del denominado “efecto de irse con el ganador”. En febrero de 2019 llegó a tener 52% de la intención de voto; sin embargo, la distancia que mantiene con respecto a los demás partidos se ha ido acortando con el transcurso del tiempo.

Para entender el posicionamiento electoral de MORENA es menester analizar a los ciudadanos que se declaran apartidistas o independientes.   Este grupo es determinante en el agregado de la intención de voto porque representa casi la mitad del electorado (45%). MORENA goza del apoyo de una cuarta parte de los independientes que a su vez muestran poca simpatía por sus principales rivales —el PAN y el PRI—, y prefieren inclinarse por otras opciones en la oposición.

Uno de los datos más atendibles de la encuesta es que Morena disfruta solo de la mitad del apoyo que tiene el presidente López Obrador. Mientras que la aprobación presidencial es de 64%, Morena tiene 32% de la intención de voto. Morena cuenta con amplio respaldo entre quienes aprueban con mayor intensidad al presidente (“aprueban mucho”), pero quienes lo aprueban parcialmente son más reticentes a votar por su partido. 

De ahí la importancia de la tasa de conversión de la aprobación presidencial en votos; es decir, cuántos puntos en intención de voto obtiene el partido en el gobierno por cada punto de aprobación presidencial. A seis meses de la elección, la tasa de conversión es de 0.5, cifra similar a las de Vicente Fox y Felipe Calderón. Peña Nieto tuvo una tasa de conversión aunque su aprobación era sustantivamente menor.

Descargar reporte

También puede interesarte
Encuestas Publicas

Más publicaciones similares

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú